¿Está tu empresa preparada para afrontar una crisis?

¿Está tu empresa preparada para afrontar una crisis?

Generalmente en nuestras empresas nos preparamos para vender más, para crecer abarcando más segmentos de mercado, para aprender a tratar con nuestros clientes, nos preparamos para lograr mayor producción, para que nuestro personal se capacite y cumpla óptimamente su trabajo, en fin, nos preparamos para todo. Pero nunca o casi nunca se nos ocurre prepararnos para lo malo.

 

La vida empresarial, al igual que la vida normal, es muy dinámica y nada se mantiene estático. Podemos tener en algún momento una balanza positiva en nuestra empresa en todo sentido y al día siguiente el panorama cambia drásticamente y sin aviso, en algún o en todo sentido.

 

Una gerencia efectiva y visionaria debe tener en cuenta las situaciones de conflictos y las crisis que seguramente llegarán en cualquier momento sin saber por donde ni la causa, hasta que ya la tenga al frente.

 

Poder determinar con anterioridad las crisis y/o situaciones de riesgo y tener previamente documentado un plan dentro del manual de procedimientos de como se debe actuar ante ellas, será el arma estratégica y el factor determinante para manejar de forma correcta las crisis y con el menor impacto negativo posible.

 

Ante este hecho, podemos deducir que actuar de manera improvisada sin estrategia ni normas diseñadas para enfrentar situaciones adversas, no es precisamente lo más sensato a la hora de gerenciar.

 

Siempre que la situación y los recursos lo permitan, es muy recomendable la creación de un Departamento de Prevención Riesgos donde el principal objetivo debe ser mantener un constante monitoreo del entorno de la empresa y todos sus ámbitos, internos y externos como son el financiero, laboral y legal entre otros y actuar de manera predictiva y preventiva para mantenerse preparados y alertas ante la llegada de situaciones no favorables y tener diseñados los respectivos planes de contingencia.

 

Como medida inicial y obligatoria en el plan de prevención, las empresas deben tener asegurados todos sus activos físicos y de  infraestructura, activos intangibles y su recurso humanos. Aunque suene más a prevención de eventos que de crisis, estos elementos pueden crear una a partir de cualquier suceso o incidente.

 

Al presentarse la crisis, siempre hay que mantener una actitud positiva y de acción evitando actuar de impulsiva o individualmente. Se deben tomar decisiones con planificación y teniendo en cuenta la opinión de todos los que estén en posición, conocimiento y capacitación para contribuir a solventar este tipo de situaciones.

 

No debemos confundir crisis con eventos. Los eventos negativos por lo general son problemas puntuales y que se conocen sus consecuencias y alcance. Las crisis son escenarios complejos y sus desenlaces, duración y efectos son impredecibles.

 

Siempre se debe tratar de sacar lo bueno de lo malo que suceda. Se aprende y acumula experiencia cada vez que se enfrenta cualquier tipo de crisis de manera correcta y esta servirá para retroalimentar nuestras mismas capacidades de hacerlo.

 

Las crisis y conflictos siempre estarán presente, solo que no sabemos como ni cuando. Y como siempre, la prevención y no confiarse nunca, la clave.

 

 

Comparte este post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.